Tipos de almacenamiento: Cual es tu mejor opcion

Las necesidades de almacenamiento siempre van en crecimiento, da igual la capacidad que tenga tu disco duro, siempre se acabara llenando. Hoy en día podemos encontrar múltiples tipos de almacenamiento entre las que se incluye el almacenamiento en red (NAS), dispositivos USB y  otros.

tipos de almacenamiento

En la actualidad existen diferentes tipos de almacenamiento

Y sucede como enuncia la Ley de Murhpy, algo que ya parece inexorable, para lo cual debemos rendirnos ante la evidencia. Recordemos que en los 80 y hasta mediados de los 90, el uso de disquetes era uno de los tipos de almacenamiento mas económicos, siendo lo suficiente para nuestras necesidades, sin embargo hoy en día un CD-ROM ya no llega a ser suficiente, y hasta es probable que un DVD se quede pequeño. Incluso los USB de la actualidad con una capacidad de 64 a 128 Gb no llegan a ser suficiente. El crecimiento del volumen de datos que generamos, esencialmente los multimedia son los responsables de esta creciente necesidad de buscar cual es de los tipos de almacenamiento elegir.

Se ha hecho muy frecuente que hoy en día almacenemos fotos de la familia, la música que nos gusta, o el último vídeo que hicimos para el último acontecimiento familiar, entre otros. Este hecho no solo aumenta el tipo de información que manejamos, sino que también aumenta la calidad de la misma, y por lo tanto el tamaño que ocupa, si hace unos cuantos años una fotografía con calidad VGA nos parecía suficiente, hoy no es raro trabajar con imágenes de 7 megapíxeles y superiores. Lo mismo ocurre con los vídeos, música, etc…

Ventajas y desventajas de los tipos de almacenamiento

Como respuesta a esta necesidad creciente, hay una buena variedad de tipos de almacenamiento, desde emplear medios ópticos como DVD (con hasta 8,5 Gb en los de doble capa), emplear memoria, discos duros internos, almacenamiento en red, etc…

Discos externos

Hoy en dia existen distintos tipos de almacenamiento, entre los cuales destaca el disco duro externo debido a que es uno de los medios mas atractivos, eficaces y que cada vez se vuelven más populares, ya sea que funcionen con conexión USB o Firewire.

Esta solución es muy práctica, en el 90% de los casos solo consiste en enchufar estos aparatos de almacenamiento en la computadora y listo. Además como almacenamiento portátil es una de las mejores soluciones junto a los USB.

Estos tipos de almacenamiento tienen diseños cada vez más atractivos y con tamaños que varían desde las clásicas 3,5” hasta la pulgada, pasando por el tamaño de los discos duros para portátiles, 2,5”. También existen aquellos que no necesitan de un alimentador de energía externo, ya que se alimentan de la energía suministrada por el puerto USB.

La capacidad de estos discos duros externos cada día son más elevados, razón por la cual ya no es raro encontrar discos externos de ½ Tb o incluso de 1 Tb con dos discos duros, incluso con posibilidad de hacer RAID 1 en algunos casos.

Por otro lado presentan una velocidad de transferencia muy alta, en el mejor de los casos, ya sea a través de una conexión USB 2.0 o de una Firewire 800, las velocidades de transferencia rondan los 480 Mbps en el primer caso y de 800 Mbps en el segundo. Pero son velocidades máximas teóricas, la transferencia sostenida tiene unos valores bastante más modestos, dependiendo entre otras cosas de los datos que movamos, pero que rondan los 34 Mb/s (frente a 60Mb/s teóricos) en el caso de USB y los 70 Mb/s (frente a 100 Mb/s teóricos) para el Firewire.

Pero existe un problema con este dispositivo ya que hoy en día cada vez es más frecuente que en nuestro hogar podamos encontrar más de una PC, o una PC fija y una portátil, una PC y una Media Center (HTPC), etc, en fin, cada vez es más necesario no restringir  el almacenamiento a un solo equipo o usuario. Y tampoco es raro que esos mismos datos necesiten ser compartidos por varios miembros de la familia. Es aquí donde las limitaciones de un disco duro externo (USB/Firewire) empiezan a aparecer.

Nunca ha sido una buena opción andar conectando y desconectando el disco duro externo de un equipo a otro, sobre todo si lo que se pretende es emplear los mismos datos a la vez. Y tener los mismos datos duplicados en varios discos duros externos (y posiblemente no sincronizados), tampoco es una solución idónea. Compartir esa unidad en red a través de uno de los equipos, tampoco es lo más adecuado, ya que para esto se necesita que el equipo este encendido siempre que se quiera acceder a esa unidad desde otra.

Almacenamiento en red

Sin embargo los discos duros externos como uno de los tipos de almacenamiento que mas destaca también tienen sus limitaciones, y es aquí donde entra en juego la opción que a mi particularmente me parece más atractiva, el almacenamiento en red. Tradicionalmente el almacenamiento en red era utilizado por empresas, bien sea como una solución SAN o NAS. Pero hoy en día tenemos soluciones NAS a un precio atractivo y que son una solución perfecta para los hogares más modernos.

almacenamiento en red

 

El almacenamiento en red destaca entre los diferentes tipos de almacenamiento, siendo una solución mucho más idónea para estos casos, una solución que además es cada vez más económica y accesible para el usuario medio. Simplemente hay que conectarlo a la red y podremos acceder desde nuestro sistema como una unidad de red más. Se puede acceder de diversos métodos, desde la típica de unidad de red hasta emplearla como un servidor FTP, dependiendo de las características de cada solución. Existen soluciones NAS que hasta permiten conectarse a la red vía Wireless.

Si tenemos un router con acceso a internet, con conectarlo la unidad al mismo, estaría accesible para todos los usuarios del hogar. Muchos modelos permiten también crear carpetas con acceso protegido por contraseña, o particiones para cada usuario.

Existen desde modelos más sencillos con un solo disco duro a modelos con 4 o más discos duros que pueden configurarse con varias versiones de RAID. Con un par de discos duros y una solución en RAID 1 (espejo) no solo tendríamos centralizado el almacenamiento de todos los datos del hogar, si no que estarían protegidos contra un eventual fallo de un disco duro. No nos arriesgaríamos así a perder datos importantes como fotos o vídeos de la familia.

Algunos routers más modernos que permiten ejecutar algunas aplicaciones de manera local, por ejemplo un gestor de descargas p2p, un servidor FTP o un pequeño servidor web. Estas funciones unidas a un almacenamiento en red pueden ayudarnos a gestionar varios servicios sin la presencia de un equipo dedicado, permanentemente encendido y con un menor consumo.

Podríamos llegar incluso a tener todos los datos que manejemos en uno de estos dispositivos y dejar del disco duro del portátil o PC para el sistema operativo y las aplicaciones y sin ningún miedo a perder datos en caso de desastre por virus o la necesidad de formatear el equipo.

Las velocidades de transferencia de esta solución también son muy buenas, muchos de estos dispositivos tienen conectividad Ethernet gigabit, así que podemos tener velocidades máximas teóricas desde 100 Mbps a 1000 Mbps, con unas velocidades máximas sostenidas que dependiendo de la configuración y los datos estarán cerca de los máximos teóricos.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *