Aparatos de ortodoncia para niños

El objetivo de los aparatos de ortodoncia para niños es corregir los dientes durante un periodo de tiempo para conseguir una buena colocación de todos los dientes, y en el caso de los niños pequeños, el uso de dichos aparatos solo es recomendable bajo ciertas circunstancias.

Existen diferentes tipos de aparatos de ortodoncia dependiendo de la función que vayan a utilizar, ya que cada caso puede ser tan único que esto se determina no solo por una condición sino por la suma de varios detalles.

Cualquier tipo de aparatos de ortodoncia se utilizan solo en niños mayores a 6 o 7 años, ya que es la edad en donde comienzan a mudar dientes, es decir, desechan los dientes de leche, o primarios y les crecen los dientes permanentes. Esto debido a que en realidad no tiene ningún sentido práctico el enderezar posibles mal formaciones o mal orientaciones en dientes que eventualmente se caerán de manera natural.

Los diferentes tipos de aparatos de ortodoncia para niños son:

Ortodoncia removible

ortodoncia-invisible-coruna-3

Estos aparatos de ortodoncia son fabricados regularmente de acrílico, los cuales tienen una estructura rígida, y buscan corregir problemas de mal orientación en el crecimiento y reorientarlos ayudándose del propio crecimiento óseo del paciente.

Estos aparatos son removibles, como su nombre lo indica, y dentro de su diseño estructural cuenta con unos pequeños sujetadores, o ganchos, los cuales se colocan en los molares, para poder soportar el eje idóneo para cumplir con su fin.

Su uso es variable, ya que al ser removibles el tiempo del tratamiento puede ser tan largo como se necesite, y la continuidad diaria de su uso es igualmente adaptable a las labores que el paciente tenga. Esto ciertamente va ligado a su resultado, es decir, entre más horas sea usado, más rápidamente logrará corregir los defectos. Lo ideal es usarlo entre 4 y 6 horas al día, pero puede ser incluso más si es posible

Ortodoncia Fija

aparatos de ortodoncia para niños

Aparatos de ortodoncia para niños

Los aparatos de ortodoncia para niños que son fijos son conocidos brackets, frenos o frenillos, los cuales son regularmente usados en casos en los que se requieren fijaciones más exactas y en cada diente. Estos son usados por personas incluso de edades mayores, es decir, por adolescentes, e incluso personas adultas, ya que su eficacia permite corregir defectos incluso a edades avanzadas sin importar qué tanto sean estas.

Estos aparatos son fabricados en diferentes materiales: metal y porcelana. Los materiales no son condicionantes del resultado, sino que esto se trata solo de un tema estético, siendo los de porcelana los más buscados con este fin.

Pueden ser usados solo a partir de los 7 años, cuando la dentadura permanente se encuentre completa, y la desorientación de uno o más dientes haya sido identificada.

Al ser estos aparatos fijos se requieren de cuidados más específicos, partiendo de los primeros días de su instalación, en donde suele haber inflamaciones y molestias, hasta la higiene diaria que se requiere para evitar infecciones, y las revisiones periódicas para realizar ajustes y mantenimiento.

Una de las ventajas que tienen este tipo de aparatos es que pueden ser ajustables de acuerdo a la evolución del tratamiento en la dentadura, o en los dientes en particular. La duración de este tratamiento, a diferencia de los removibles, es mucho mayor, y se requiere como mínimo 1 o 2 años, aunque en casos especiales pueden durar incluso más. El fin es reparar los defectos, que en casos de adolescentes o adultos, tiende a ser mayor.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *