Aparatos de cavitacion – Dile adiós a la grasa y celulitis

Los aparatos de cavitación, recientemente han pasado a ser uno de los principales productos para aquellas empresas dedicadas a los productos de belleza. Estos tratamientos también conocidos como “lipocavitacion” o “cavitación de la grasa” son tratamientos en donde las partes de nuestro cuerpo con imperfecciones son expuestos a equipos especiales que utilizan ondas ultrasónicas, las cuales ayudan a romper las células de grasa de nuestro cuerpo, centrando se principalmente en  aquellas partes muy dificultosos de trabajar por la zona donde se encuentran.

Los aparatos de cavitación son una opción realista para aquellas mujeres y también hombres que  luchan por alcanzar aquellas dimensiones deseables para su cuerpo ya que hasta hace poco tiempo cualquier persona con problemas de celulitis y grasa almacenada en áreas de difícil eliminación como muslos, nalgas, las manijas del amor (por lo general alrededor de la cintura de los hombres), la grasa en el pecho de los hombres, entre otros tenían sólo tres opciones para su eliminación que no fueran la cirugía estética.

Aparatos de cavitacion

Los aparatos de cavitacion te ayudara a olvidar la celulitis y grasa no deseadas de tu cuerpo

Los aparatos para la reducción de grasa utilizados antes de la aparición de la cavitación eran los IR (infrarrojos), RF (frecuencia de radio) y el láser. Aunque estos tratamientos eran capaces de producir resultados satisfactorios durante un tiempo, estos se veían reducidos en cada nuevo uso y a otros no les funcionaba en absoluto.

Estos pacientes descontentos con estas tecnologías se beneficiaron con la aparición de los aparatos de cavitación ya que no tenían que buscar más la atención médica para obtener un cuerpo esbelto y ya no tenían que buscar más tratamientos alternativos a los procedimientos de cirugía estética intrusiva porque ahora podían considerar un  tratamiento alternativo mucho mejor que los RF, Ir y láser, utilizando energía ultrasónica.

Los aparatos de cavitación funcionan enviando ondas sonoras ultrasónicas (ondas de frecuencias superiores a los 20 Khz, que se encuentran por encima del espectro de audición humana) que al presionarse suavemente sobre las concentraciones de grasa problemáticas de la piel provoca una vibración de las células de grasa hasta descomponerlas en diferentes componentes químicos. Sustancias que pueden ser fácilmente absorbidos en el torrente sanguíneo y posteriormente eliminarse de nuestro cuerpo a través de las funciones metabólicas normales.

Tratamientos ultrasónicos con equipos de cavitación requieren de 3 a 5 sesiones con una duración de unos treinta minutos cada uno para poder ver resultados. Los pacientes pueden salir de la clínica y poder continuar con si rutina diaria después de una sesión de tratamiento.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *